Austin-Sparks La ocupación principal de un discípulo

Austin-Sparks La ocupación principal de un discípulo es capítulo 1 de su libro “Discipulado en la Escuela de Cristo”

En este capítulo inicial, estaremos sentando las bases de lo que sigue. Más adelante, estaremos rompiendo todo el terreno que cubriremos ahora, y llegaremos a la aplicación real de la Palabra del Señor, pero este capítulo será de carácter general, pero bastante importante.

Los Nombres Bíblicos del Pueblo de Dios

Sabrá que en el Nuevo Testamento se llamaba al pueblo del Señor por varios nombres, y estos eran los nombres por los que se conocía a los cristianos. La mayoría de los nombres les fueron dados por sí mismos, pero hubo dos excepciones. El nombre ‘cristiano’ fue una broma de alguien. Los habitantes de Antioquía, a los que les encantaba ponerle un nombre a todo el mundo, encontraron este título muy adecuado para esta gente y por eso los llamaron cristianos. Y luego hubo otra palabra que fue tomada del uso más común y, aunque no fue particularmente su elección para ellos mismos, se convirtió en el nombre por el que se les conocía más que cualquier otro.

Los diversos nombres, como recordará, fueron: Discípulos; Creyentes; Santos; Hermanos de religión; Gente del Camino; y Jesús los llamó ‘Mis amigos’.

Allí tienes seis títulos diferentes para el pueblo del Señor, y cada uno de ellos tenía la intención de encarnar y transmitir alguna idea especial. Ponga al Señor Jesús en el centro, y todos estos títulos indican que su pueblo está reunido a su alrededor. A su alrededor están los discípulos, los creyentes, los santos, los hermanos, la gente del Camino y aquellos de quienes habla como “Mis Amigos”.

Es el primero de estos títulos el que nos va a ocupar principalmente, y es posible que no podamos ir más allá de éste.

El Nombre Discípulos

El primer título, entonces, es ‘Discípulos‘. Ese nombre tenía una doble implicación. Estaba lo que implicaba en lo que respecta a la gente y lo que implicaba en lo que concernía al Señor. En cuanto a los que fueron llamados discípulos, simplemente significaba que eran aprendices. El título provenía de una palabra griega que solo significaba “aprender“, pero tenía un elemento activo y significaba algo más que aprender mentalmente: significaba poner en práctica lo aprendido. Así que los discípulos eran personas que aprendían y luego ponían en práctica lo que aprendían.

Es interesante notar que este nombre para el pueblo del Señor aparece treinta veces en el Libro de “los Hechos de los Apóstoles”. (Nota bene este capítulo es traducido del inglés y los números pueden varear depende en cómo tradujeron al español estas palabras) Eso significa que era un nombre que continuó después de que Jesús se fue e indicó que todavía estaban aprendiendo y poniendo en práctica lo que estaban aprendiendo. Por lo general, pensamos en los discípulos como relacionados con el Señor Jesús cuando estuvo aquí, pero el nombre discípulo continúa mucho tiempo después de que Jesús se fue de este mundo. De hecho, continúa hasta hoy, y quiero que se den cuenta de que estamos aquí en este momento como discípulos: los que estamos aprendiendo del Señor Jesús para poner en práctica lo que aprendemos. Eso es lo que significa el nombre en lo que a nosotros respecta. Estamos destinados a ser discípulos de Cristo ahora.

Jesús: El Maestro de Quien Aprendemos todo

Luego, el nombre llevaba consigo una implicación en lo que concierne al Señor Jesús. Por supuesto, solo significaba, y todavía significa, que Él es el Maestro, Aquel de quien tenemos que aprender todo. Ese nombre se usaba a menudo acerca de Él cuando estaba aquí, y en esa capacidad tenía cuatro nombres: Maestro; Rabino; Rabboni; y Maestro.

Recordará que Él fue llamado por esos cuatro títulos. Se dirigieron a Él como ‘Maestro’ – Nicodemo dijo: “Sabemos que has venido de Dios como maestro” (Juan 3:2). Pero Él era un tipo de maestro diferente al de todos los demás maestros. Él no era un maestro de las escuelas, porque su enseñanza era espiritual, no académica. Pero este nombre ‘Maestro’ llevaba consigo algo muy importante y muy rico. En este momento, vamos a estar muy ocupados con el Evangelio de Juan, porque es allí donde aprendemos más profundamente el significado del Señor Jesús.

La pequeña frase “conocer” aparece cincuenta y cinco veces en ese Evangelio, y esa misma frase pertenece al maestro ya los discípulos. Está perfectamente claro en el Evangelio que el tema es ‘Conocer’, porque se trata de conocer, y Jesús es el Maestro espiritual.

La Verdad: Lo que Aprendemos de Él

Y luego la frase ‘La Verdad’ aparece veinticinco veces en ese Evangelio. ¿Con qué se relaciona ‘Saber’? “Conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres” (Juan 8:32). Así que ‘la verdad’ mencionada veinticinco veces está relacionada con ‘saber/conocer’ que ocurre cincuenta y cinco veces.

La Luz

Luego, otra frase se vincula con esos dos: ‘La Luz’, que aparece veintitrés veces. ‘Conocer la verdad por la luz’ es el tema del Evangelio de Juan y, de hecho, describe la escuela de los discípulos.

La Verdad del Maestro

Todo eso está relacionado con el título ‘Maestro’.

El nombre ‘Rabí’ se usa por separado del Señor Jesús. En el Evangelio de Marcos, se le llama ‘Rabí’ tres veces, y en Mateo cuatro veces, pero este título no se usa ni una sola vez en el Evangelio de Lucas. Verás por qué en un momento. En Juan, Jesús es llamado ‘Rabí’ ocho veces, más que en los otros tres Evangelios juntos. De eso queda bastante claro lo que realmente busca Juan.

‘Rabboni’ no ocurre con frecuencia. Es una forma intensificada de ‘rabino’. Recordarás que María Magdalena gritó “Rabboni” en el jardín la mañana de la resurrección, cuando Jesús se volvió hacia ella y dijo “María”. Simplemente significa ‘el gran Maestro’ y solo aparece en el Evangelio de Juan.

Pero, ¿por qué Lucas omitió este título de ‘Rabino’? En su Evangelio, el Señor Jesús es llamado por un cuarto título más que en cualquiera de los otros. El título favorito de Lucas para Él en esta capacidad es ‘Maestro’, y cuando recuerdas el objetivo de su Evangelio, que era presentar a Jesús como el Hombre perfecto, entonces entiendes por qué prefirió este título. Jesús es el Hombre Maestro, y Lucas quiso decir: “Todos somos siervos de ese Hombre”.

Nuestro negocio es de aprender a Cristo

He dicho todo eso solo para presentar este tema del discipulado y mostrar que el gran negocio de los cristianos es aprender a Cristo. Este no es solo un tema de estudio. Quiero preguntarte: ¿Cuál es el mayor deseo de tu vida? ¡Me pregunto si será igual que el mío! El mayor deseo de mi corazón, y cuanto más vivo, más fuerte se vuelve, es comprender al Señor Jesús. Hay tantas cosas que no entiendo de Él. Siempre me encuentro con problemas acerca de Él, y no son problemas intelectuales en absoluto, sino espirituales: problemas del corazón.

¿Por qué el Señor Jesús dijo e hizo ciertas cosas? ¿Por qué me trata como es? Él siempre es demasiado profundo para mí y quiero entenderlo. Es lo más importante en la vida comprender al Señor Jesús. Bueno, estamos aquí para que Él pueda llevarnos a un mejor entendimiento de sí mismo. El material de la palabra no será nuevo, será Escritura antigua y bien conocida. Quizás pensemos que conocemos muy bien el Evangelio de Juan. Bueno, puedes, pero yo no. Estoy descubriendo que este Evangelio contiene una verdad y un valor más profundos de lo que sé, y confío en que el Señor nos hará ver eso a medida que avancemos.

“Discípulo” es igual a Aprendiz

Eso tiene que ver con los discípulos, que son aprendices, pero ¿qué pasa con el Maestro mismo? ¿Cuál es su tema? Cada maestro tiene su asignatura. Algunos enseñan teología y otros enseñan ciencia, filosofía, arte, ingeniería o varias otras cosas. ¿Cuál es el tema del Señor Jesús?

(Me gustaría enviarlos a sus habitaciones para que escriban su respuesta en una hoja de papel, ¡y creo que sería muy interesante que leyera todas las respuestas más adelante!)

Sin embargo, la respuesta es: él mismo. Él es Su propio súbdito. Jesús fue siempre el sujeto de su propia enseñanza. Él se relacionó todo consigo mismo. Él dijo:

“Yo soy el camino, y la verdad, y la vida” (Jn 14:6): “Yo soy el buen pastor” (Jn 10:14): “Yo soy el pan de vida” (Jn 6:48): “Yo soy la puerta “(Joh 10:9):” Yo soy la resurrección y la vida “(Joh 11:25). Él es Su propio súbdito. Habló de muchas cosas, pero siempre las relató consigo mismo. Él dijo mucho acerca de Su Padre, y podemos llegar a ver algo de lo que Él enseñó acerca de Él, pero Él siempre relacionó al Padre consigo mismo y Él mismo con el Padre.

continuado…

Más libros sobre el Discipulado

Traducido por David Cox desde Austin-Sparks Discipleship


(Haz clic en la imagen para leer el folleto.)

En este estudio, fam33 ¿Qué es una Buena Mujer Virtuosa?, examinamos la mujer virtuosa de Proverbios 31. La Biblia presenta el cuadro de la mujer como una joya espiritual. Es lástima que no muchas mujeres cumplen o aun quieren cumplir (muchas ni saben qué es) con el ser una mujer piadosa y virtuosa.
TEMAS: Divina Orden para el Hogar | La Mujer y su Hogar | El Valor de una Mujer | Virtuosa | La Industria Femenina | La Piedad Femenina | Proyecta Gloria a Su Marido | El Carácter Femenino | El Alto Valor de la Mujer Virtuosa. Haz clic aquí para ir al folleto.

Esta entrada fue publicada en Libros sobre el discipulado, Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *