Austin-Sparks La ocupación principal de un discípulo 2

Austin-Sparks La ocupación principal de un discípulo 2 es más sobre aprendiendo del gran maestro Jesús nuestro Salvador.

Jesús mismo era el centro de su propia enseñanza

Dijo: “Yo y el Padre uno somos” (Juan 14:9). Habló mucho sobre el Espíritu Santo, pero siempre lo relacionó consigo mismo. Dijo mucho sobre el hombre, pero siempre relacionó al hombre consigo mismo. Su propio título favorito para sí mismo era “Hijo del hombre”. Dijo mucho sobre la vida, pero siempre lo relató consigo mismo y nunca pensó en la vida fuera de sí mismo. Dijo mucho sobre la luz, sobre la verdad y sobre el poder, pero siempre en relación a Él mismo. Él era su propio sujeto de enseñanza.

Pero vamos a ver que Jesús trajo una revolución completa en esta forma de enseñarse a sí mismo. No hay duda de que Jesús creó una revolución. Por supuesto, algunas personas no lo aceptarían, porque era demasiado revolucionario para ellos. Pero otros dijeron: “Nunca hombre habló como este hombre” (Juan 7:46). Y se dice de Él que “les enseñó como si tuvieran autoridad, y no como los escribas” (Marcos 1:22). Él trajo una revolución completa, pero lo hizo mostrándose a sí mismo por lo que dijo sobre sí mismo. Siempre estaba hablando de sí mismo, y es el único en este mundo que tiene derecho a hacer eso. Estamos aquí hoy porque tenía derecho a hablar de sí mismo. Austin-Sparks La ocupación principal de un discípulo 2

Discípulos deben conocerle y llevar su Yugo (La ocupación principal de un discípulo 2)

Así que la única tarea de los discípulos es conocerlo y hacer lo que Él llamó a Sus discípulos a hacer: “Llevad mi yugo sobre vosotros y aprended de mí” (Mateo 11:29). Jesús vino para traer conocimiento celestial en Su propia persona, y en Su persona llegamos al conocimiento celestial. No es solo lo que dice: es lo que dice que es.

Todo verdadero maestro no es el que dice muchas cosas, sino el que, cuando dice, da algo de sí mismo. Ha tenido maestros en la escuela y yo tuve muchos durante mis años escolares.

Algunos me enseñaron, o trataron de enseñarme, esto y aquello y algo más, podría ser aritmética, o el idioma inglés, o una de las muchas materias. Espero haber aprendido algo de lo que me dijeron esos profesores, pero de todos ellos uno se destaca en mi memoria. Dijo todas las cosas, pero también me dio algo de sí mismo. Podría decir de él: ‘No solo hablaba; hizo una impresión. Me dejó algo. Lo recuerdo, no por su tema, sino por sí mismo.

Hizo una diferencia en mi vida ‘. Y esa es la clase de maestro que es Jesús. No solo decía cosas, ni enseñaba materias. Sus temas eran maravillosos, como hemos visto: el Padre, el Espíritu, la vida, etc., pero Jesús dio más que palabras. Cuando la gente lo escuchó, dijeron: “Nunca hombre habló como este hombre“. Hizo una impresión en sus vidas y se llevaron algo. Después, dice, “se acordaron de sus palabras” (Lucas 24:8). Algo había entrado directamente en lo más profundo de sus vidas y pudieron decir: ‘No solo aprendí ciertas verdades de Jesús, sino que obtuve algo en mi vida de mi Maestro. Él me ha influenciado ‘. Jesús dijo: “Las palabras que yo os he hablado son espíritu y son vida” (Juan 6:63). Eso es algo más que palabras.

La Misión de Jesús: Darse sí mismo para Nosotros

La pregunta que cubre y gobierna todo aprendizaje es esta: ¿Por qué vino el Señor Jesucristo a este mundo? Por supuesto, podría responder eso en simples fragmentos de las Escrituras. Podría decir: “Cristo Jesús vino al mundo para salvar a los pecadores” (1 Timoteo 1:15). Esa es la Escritura y es muy cierto. O podría decir: “El Hijo del hombre vino a buscar ya salvar lo que se había perdido” (Lucas 19:10), lo cual también es bastante cierto. Hay muchas otras cosas como esa que parecen responder a la pregunta, pero debe ponerlas todas juntas, e incluso entonces no tiene la respuesta completa. ¡Tiene muchos más aspectos que esos! Tenemos que abordarlo en dos pasos, y el primero es un paso muy grande. Austin-Sparks La ocupación principal de un discípulo 2

Jesús llega hasta el principio del universo y más atrás

El nacimiento de Jesús en Belén no fue el nacimiento del Hijo de Dios. Él no comenzó Su existencia cuando vino a este mundo: Él estuvo con el Padre antes que este mundo existiera. Él dijo: “Padre, glorifícame tú contigo mismo con la gloria que tuve contigo antes que el mundo fuera” (Juan 17:5). No sabemos cuándo comenzó a tener Su ser, pero fue en algún lugar, si es que en algún momento, antes de que comenzara el tiempo. Estuvo con el Padre desde la eternidad. Si puede fijar la fecha de las primeras palabras en la Biblia, entonces sabe la respuesta. Quizás se esté preguntando por qué digo esto.

Porque aquí es donde comienza el Evangelio de Juan, y nunca podrás entender al Señor Jesús hasta que comiences allá atrás: “En el principio era el Verbo, y el Verbo estaba con Dios, y el Verbo era Dios” (Juan 1:1).  Ahí es donde comienza la enseñanza. ¡Oh, hemos entrado en una escuela muy grande! Yo soy la Escuela de la Eternidad. Más adelante veremos cómo se aplica eso a nosotros. Es una de las cosas que espero que aprendamos, pero por el momento solo tenemos que notar esto: que no fue el comienzo de Jesús cuando vino a este mundo. Austin-Sparks La ocupación principal de un discípulo 2

El otro paso es este: Su venida a este mundo en forma humana definitivamente relacionada con la humanidad. No rompió completamente con Su deidad, pero vino en forma de humanidad, y eso significa que Su venida tuvo algo vitalmente conectado con la vida humana. “No es para los ángeles: es para los hombres“. Vino como hombre a los hombres para enseñar a los hombres. Dios estaba en Cristo, pero en forma humana para hacer algo en el hombre: no solo por el hombre, sino en el hombre. Dios pudo haber hecho todo por el hombre sin venir en forma humana, pero para hacer algo en el hombre tenía que venir en forma de hombre.

Jesús nos trajo sí mismo

La respuesta completa a nuestra pregunta, entonces, es esta: Jesús vino a traer en Su propia persona todo lo que el hombre estaba destinado a tener, pero nunca tuvo. Dios pretendía que el hombre tuviera algo que nunca había tenido. Lo perdió por su desobediencia y nunca ha poseído lo que Dios quería que él poseyera. Y el hombre como él nunca pudo poseerlo, así que tenía que haber otro tipo de Hombre para traerlo al hombre.

Y repetimos: la respuesta a nuestra pregunta principal es precisamente esta. Jesús vino a traer en Su propia persona todo lo que Dios quería que el hombre tuviera, pero que él nunca había tenido. Por eso la enseñanza de Jesús siempre estuvo unida a sus actos. ¿Lo notaste? Después de que Jesús dijo algo, hizo algo para probarlo, y nunca dijo nada sobre sí mismo sin hacer algo para probarlo. ¿Dijo Él: “Yo soy la luz del mundo” (Juan 9:5)? Luego abrió los ojos de un ciego de nacimiento. ¿Dijo Él: “Yo soy la resurrección y la vida(Juan 11:25)? Luego resucitó a Lázaro de entre los muertos. Y así, siempre unía Sus palabras con hechos, Sus obras con Su enseñanza. No solo estaba diciendo cosas, sino con el dicho que estaba haciendo. Ese sigue siendo Su método, y es lo que tú y yo tenemos que entender. Espero que aprendamos eso en estos días, y que no serán solo palabras, sino las obras del Señor Jesús acompañando las palabras.

Hay algo que podríamos poner en este punto que es muy útil. Hay algo muy inusual en este gran Maestro. ¿Ha notado la clase de discípulos que eligió? ¿Por qué eligió el Señor a ese tipo de discípulo? ¿Qué tipo de personas eran? No eran los grandes eruditos de la época, ni hombres con títulos universitarios. Creo que podríamos decir que, en general, eran un grupo pobre y parecían tener un cerebro pobre. Siempre estaban malinterpretando lo que Él decía, o no entendían el punto. Siempre estaban olvidando las cosas que Él les había dicho y Él tenía que recordárselo más tarde, o traerles estas cosas de regreso por el Espíritu Santo.

Simples vinieron a Jesús, vienen a Jesús

La descripción de Pablo de los cristianos de Corinto encajaba bien con estos discípulos: “No muchos sabios según la carne, no muchos poderosos, no muchos nobles … Dios escogió lo necio del mundo … Dios escogió lo débil del mundo… “(1Co 1:26-27). Ahora bien, esa no es la forma en que funciona el mundo.

No tendrías ninguna oportunidad hoy si fueras un Pedro, un Santiago o un Juan, en cualquier posición alta en este mundo. ¿Por qué eligió a esos hombres? Porque había mucho espacio en ellos para lo que había venido a traer. Aún no estaban llenos o fuertes. En cierto sentido, le dieron una muy buena oportunidad de poner en ellos lo que no tenían. Las personas en los días de Cristo que lo tenían todo nunca obtuvieron nada. ¡Sabes lo cierto que fue eso! Lo lleno se fue vacío y lo vacío se fue lleno. ¡Eso es algo que debemos aprender!

Una de las cosas que tenemos que dejar en el valle cuando subimos a la montaña es nuestra ignorancia. Dirás: ‘Ignorancia significa’ “No sé ”, pero piénsalo de nuevo. ¿Cuál es el sello distintivo de la ignorancia? Es: ‘Lo sé todo’. ¿No es cierto eso? Las personas realmente ignorantes son aquellas que piensan que lo saben todo.

Recuerdo a cierta dama hace algunos años. No pretendo ser una gran maestra, pero a cada frase que pronuncié ella dijo: ‘¡Lo sé! ¡Lo sé!’ Eso habría estado bien si su vida hubiera demostrado que lo sabía, pero demostró que ella no lo sabía, y no se podía llegar a ninguna parte con esa querida alma por: ‘¡Lo sé! ¡Lo sé!’ La marca de la ignorancia es saberlo todo, y esa es una de las cosas que debemos dejar allí cuando subamos a la montaña. * Debemos ser enseñables, vacíos, débiles, tontos a nuestros propios ojos, simplemente nadie. La Escuela de Jesucristo está llena de gente así, y es por eso que eligió a los hombres que eligió.

Dejando la arrogancia tomando el aprender del gran Maestro

Recordemos que somos sus discípulos y todavía tenemos todo por aprender. Realmente entendemos muy poco al Señor Jesús, pero Él está entre nosotros como Rabboni, nuestro gran Maestro, y creo que Él se revelará a nosotros si nuestros corazones están abiertos a Él.

* Hablado en y fueron llamadas ‘paradojas’ porque eran algo que contradecía el orden natural de las cosas. Pero la cuarta palabra para ‘milagros’ es la que Juan siempre eligió y es su palabra favorita para ellos. Siempre los llamó ‘signos’, lo que significaba que estos trabajos indicaban algo más que ellos mismos. El trabajo no era solo algo en sí mismo: había un significado detrás de él. Significaba algo. Estaba el trabajo real, pero tenía un significado espiritual y era un signo de algo más. Esa es la palabra de Juan para ‘milagro’.
Dejamos eso por el momento, lo retomaremos.

Continuado Austin-Sparks La ocupación principal de un discípulo 2 en parte 3…

Más libros sobre el Discipulado

Traducido por David Cox desde Austin-Sparks Discipleship

Esta entrada fue publicada en Libros sobre el discipulado. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *