Abner (c)

Abner. (Significa “padre de luz”)

Hijo de Ner, el tío de Saúl, haciéndole el primo del rey (1Sa 14:51). Era el general del ejército de Saúl cuando David mató a Goliat, y presentó a David a Saúl (1Sa 17:55, 57). Cuando Saúl acosaba a David en el desierto de Zif, descuidó Abner la protección del rey, y David le increpó como digno de muerte (1Sa 26:1-16). A la muerte de Saúl, Abner tomó partido de la hostilidad de las otras tribus contra la de Judá, y en Mahanáyim proclamó rey de Israel a un hijo de Saúl, Is-boset, enfrentándose abiertamente a David, proclamado rey en Judá (2Sa 2:8-10). Abner fue vencido en una de las batallas entre las dos casas, y Asael, hermano de Joab, se lanzó a la persecución de Abner, que se vio obligado, después de insistirle a que desistiera, a matarlo en defensa propia.




Abner tomó por mujer a una anterior concubina de Saúl, Rizpá. Is-boset se lo reprochó a Abner, posiblemente pensando que esto indicaba un deseo de Abner de asumir él mismo el trono. Ello enfureció de tal manera a Abner que se rebeló contra su señor, e hizo pacto con David. Éste le puso por condición que le fuera devuelta Mical, su anterior esposa e hija de Saúl. Cumplida esta condición, David hizo una fiesta en honor de Abner y de sus hombres. En esto Joab, que había estado ausente, al conocer lo sucedido, y posiblemente celoso y temeroso de que Abner le arrebatara el puesto, lo mató a traición, dando como razón que Abner había dado muerte a su hermano Asael.

David quedó muy afectado por este hecho, y lanzó una maldición sobre Joab (2Sa 3:6-39) que se cumplió, bajo Salomón, que siguió las últimas voluntades de su padre (1Re 2:5, 28-34). Pero es indudable que se ve el justo gobierno de Dios en la muerte de Abner. Fue por puntillo personal que se volvió a David, a pesar de que ya sabía muy bien, en tanto que prestaba su apoyo a la casa de Saúl, que David era el rey ungido por Dios.




Citas: 1Sa. 14:50, 51; 17:55, 57; 20:25; 26:5, 7, 14, 15; 2Sa. 2:8, 12, 14, 17, 19, 20, 21, 22, 23, 24, 25, 26, 29, 30, 31; 3:6, 7, 8, 9, 11, 12, 16, 17, 19, 20, 21, 22, 23, 24, 25, 26, 27, 28, 30, 31, 32, 33, 37; 4:1, 12; 1Re. 2:5, 32; 1Cr. 26:28; 27:21.




Esta entrada fue publicada en A, personas menores A-G. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Inscríbete en nuestra lista de libros cristianos gratuitos

Libros Cristianos Gratuito

Estos libros cristianos son en varios formatos, pdf, MS doc, RTF, e-Sword, theWord, mySword. Son libros cristianos para edificación y para el ministro profesional. Puede ser que hay unos libros que son comerciales (que tienes que comprar), pero los comerciales son muy pocos entre tantos. Como siempre, quien que lee un libro, debe compararlo con la Biblia para ver si es bíblico o no. No consto que todos son libre de problemas doctrinales o errores de lógica, o que viene de personas que no tienen buen testimonio. Tomo lo bueno, y deja lo no bueno. Mi propósito es de proveer una biblioteca cristiana para cristianos y ministros.

Frecuencia: Normalmente voy a tratar de enviar un noticiero cada sábado, pero puedo brincar uno u otro dependiendo si hay libros nuevos que he encontrado o no.

Nota: Estoy ofreciendo libros por medio del noticiero que 1) no voy a ofrecer en ninguno de mis sitios, estos son especiales y muy buenos, 2) si los ofrezco en mis sitios, las personas que reciben el noticiero van a recibirlos semanas o meses antes de que aparecen en mis sitios.

* indica campo requerido
Sermón de Audio: Abnegación de Sí Mismo

En este sermón tratamos con la mera "tela" de la relación uno con otro, y esto es el abnegarse el ego de uno para poder llevar una relación con otra persona. Es triste que tan pocas parejas aprenden la esencia de un buen matrimonio, que es el amor.

Definición del amor - Mi sacrificio para tu beneficio.

Toda una buena relación empieza con la actitud de negarse a sí mismo para lograr una buena relación con el otro. Si los dos tratan de hacer esto, el matrimonio es una paraíso. Si uno de los dos es un infierno. Si los dos no quieren negarse a sí mismo para la relación, el matrimonio está por echarse y terminar pronto.