¿Soy Salvo aunque Todavía peco?

¿Soy Salvo aunque Todavía peco? Este artículo examina el asunto del pecado después que uno es salvo.

1 Juan 1:8 Si decimos que no tenemos pecado, nos engañamos a nosotros mismos, y la verdad no está en nosotros.
1 Juan 1:9 Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados, y limpiarnos de toda maldad.
1 Juan 1:10 Si decimos que no hemos pecado, le hacemos a él mentiroso, y su palabra no está en nosotros.

Este versículo nos ubica mucho en la pregunta presente. Antes de llegar al cielo, no hay persona salva que no tiene pecado aún en su vida terrenal. O sea, nunca vamos a llegar al punto de limpiarnos completamente del pecado en este cuerpo sobre la tierra. De decir esto es simplemente de engañarse a sí mismo.

¿Cómo debemos tratar este pecado?

El pasaje que cité nos dice que hacer. Debemos confesar nuestros pecados a Dios y Dios es fiel en perdonarnos y limpiarnos.

O sea, cada cristiano tiene pecado todavía, pero cada cristiano debe llevar este pecado a Dios en arrepentimiento para que Dios le perdona. Arrepentirse indica que uno abandona el pecado. Pero la finalidad es de limpiarte de todo pecado. Nuestra actitud nunca puede ser de acomodarse con el pecado.

Pecado debe ser visto como algo del enemigo, Satanás, no de Dios. No debemos prestar nuestras vidas para que Satanás tenga parte de nosotros. Debemos luchar en contra del pecado, ni modo qué tanto de pecado tenemos, qué tan grave que es el pecado, ni qué tan frecuente que recurre en nosotros. Ni modo si es pecado secreto o abierto. Debemos luchar en contra del pecado. Si es cierto que uno recibe el Salvador, somos de su ejército entonces, y luchamos contra el pecado siempre, fuerte, y donde sea.

El Cristiano no pierde su Salvación

La salvación es guardada en el cielo para nosotros por Dios. Es una promesa de parte de Dios. Todo lo que tenemos aquí ahora es la esperanza y el Espíritu Santo morando adentro de nosotros. Pero tenemos que entender que es una responsabilidad que siempre vivimos en la luz de ella. Pero no es algo que podemos tan sin cuidado perder. Cuando una persona de veras es salvo, es la cosa más preciosa en su vista, y nunca va a despreciarla ni perderla. Sí, todos caímos en pecado. Pero Dios va a perdonarnos y guardar la salvación para nosotros. Pero si una persona es abusiva en esto, dice que “sí soy salvo” pero peca con impunidad, probablemente no es salvo.

El punto principal es que aunque uno sigue siendo salvo después de ser salvo, uno pelea constante y fuertemente contra el pecado en su propia vida siempre. Esto es lo que marca la persona es salva.

El cristiano pelea contra este pecado en su vida por estudiar la Palabra de Dios y obedecerla, y por meditar en ella.

¿Soy Salvo aunque Todavía peco?

Más Artículos desde la Categoría de Elementos Básicos


Las Virtudes Espirituales de la Mujer.
Un sermón por Pastor David Cox explicando la virtud (fuerzas morales y espirituales) de la mujer según que Dios nos explica en la Biblia. Desde el amor entre las personas de la Trinidad, Dios quiso que el ser humano tiene esto mismo amor. Creó Dios a la mujer para un regalo de demostrar al hombre que tan bueno puede ser el amor, afecto, y cariño. El gozo de amar a alguien. Entonces, duplicó este amor por mandamiento entre la pareja, (hizo la mujer por esto). La mujer debe ser el acompañante social del hombre. Esto es su mayor fuerte espiritual.
Video Virtudes Femeninas

Esta entrada fue publicada en Elementos Básicos. Enlace permanente.


edj 02-26 No Seas Narcisista #1
En esta clase de escuela dominical para jóvenes examinamos la primera parte de los elementos de mala gente de los últimos tiempos.
Descarga: edj 02-26 No Seas Narcisista #1